CONSEJOS

CONSEJOS PARA PREPARACIÓN DE OPOSICIONES.

Preparar oposiciones es una carrera de resistencia, no de velocidad, sólo con constancia y organización conseguirás tu objetivo.

Lo primero que tienes que tener claro es que es una inversión en la que debes de emplear tiempo y dinero, pero con lo que vas a intentar conseguir un puesto de trabajo en la Administración Pública.

El punto de partida de la oposición es la preparación del lugar de estudio (biblioteca, habitación, etc.), debes estar cómodo y tranquilo. Incluso es posible que a lo largo de la oposición te veas en la necesidad de cambiar de lugares de estudio para no agobiarte. Es recomendable cambiar las rutinas para no hacerlo todo de manera autónoma (modificación de itinerario para ir a la biblioteca o actividades previas a ponerte a estudiar)

PLANIFICACIÓN: 

Es una de las piezas claves de la preparación. Para ello realizaremos una a diario, semanal y mensual o superior.

Diario: en ella fijaremos el horario disponible y las pausas 5 minutos a la hora y una intermedia de 20 o 30 minutos dependiendo del cansancio.

A primera hora puedes dedicarle tiempo a la materia nueva y, al final de la jornada al repaso de lo visto el día anterior.

Semanal: dependiendo de lo avanzado de la materia tienes que dedicar un tiempo para el repaso, un día, al principio e ir aumentando según aumente la materia.

También debes de prever un periodo para los imprevistos (por si un día no puedes estudiar o no te cunde). En el caso que no tengas ese periodo será de descanso o para repasar un poco.

Por ejemplo: de lunes a jueves avanzar materia, viernes repaso y sábado imprevistos,  descanso el domingo.

Mensual, tienes que ir programando, fundamentalmente, los repasos de materias y el avance en la materia.

Ejemplo: Semana 1,  repaso temas 1 a 10.

Semana 2, temas 11 a 20.

Semana 3, temas 21 a 30.

Semana 4, temas 30 a 40.

Preferiblemente por bloques de materias, constitución, estatuto, procedimiento administrativo. De extensión y dificultad similar, dentro de lo posible.

Debes intentar repasar cada ciclo de 4 a 6 semanas todo lo estudiado.

ESTUDIO:

A la hora de preparar esta oposición tienes que tener claro que se requiere de mucha atención durante el estudio.

Su preparación consiste en saber identificar cuál de las opciones es la correcta dentro de un extenso temario, cualquier detalle puede ser determinante: una fecha, un nombre, una definición, un concepto

Tienes que entrenar tu memoria de reconocimiento, en lugar de la memoria de recuerdo, que es la que normalmente utilizamos a la hora de estudiar grandes volúmenes de información, es decir, debemos saber cual es la respuesta correcta.

Leer y comprender

Primero, lee el nombre completo del tema para saber que es lo que vamos a tratar en él.

Empieza con una lectura comprensiva (tranquilamente, sólo por enterarte de que trata) de cada tema, no es necesario aprenderse cada punto palabra por palabra, recuerda que los detalles son lo importante. Céntrate en entender, asociar, identificar y asimilar los conceptos más relevantes.

Segundo, en la segunda lectura empieza a marcar las palabras clave, subrayar con varios colores, de forma que las identifiques de un solo vistazo (potencia la memoria fotográfica).

Al margen del tema ve poniendo una palabra o dos que resuman cada párrafo.

En un folio ve apuntando las definiciones, fechas, plazos y todo lo que vayas considerando más importante (esto será muy útil para cada repaso). Incluso todas las semanas puedes repasar esos pequeños resúmenes o anotaciones.

Tercero, memorizar, el sistema va de menos a más primero lo más genérico y, después, lo más concreto. Incluso, en algunas ocasiones eso se debe de dejar para cuando se acerque el examen.

En esta fase tienes que detenerte y trabajar repetidamente sobre los diferentes conceptos, plazos, etc, y memorizar o retener la información. Así la retención de los pequeños detalles de forma progresiva será mejor.

Resulta muy beneficioso tener un papel en el que se van repitiendo las definiciones, plazos, etc.. (como cuando se escribía en clase muchas veces a tipo de castigo, eso hará que lo fijes mejor)

Ten en cuenta que los pequeños detalles, las excepciones, etc. es lo que marcará la diferencia entre el éxito y no conseguir el objetivo.

Cuarto, cuando ya tengas el tema estudiado realiza una lectura tranquila en la que vas apuntando posibles preguntas.

Cada vez que realizamos un repaso tendremos que ir planteándonos constantemente que pueden preguntarnos e ir aumentando con eso “nuestra base de datos, de qué nos pueden preguntar?”

En cada repaso puedes ir ampliando, tanto el esquema, como lo preguntable.

Recuerda que una parte fundamental del estudio es el repaso, ya que es difícil retener la materia, que suele ser muy árida, y muy fácil olvidarla.

Por ello, el éxito radica en unión entre el estudio y el repaso.

Debes tener en cuenta que el tiempo dedicado a repasar debe aumentar progresivamente, ya que cada semana se tienen menos temas nuevos para estudiar pero más temas que repasar.

El tiempo empleado en la preparación debes de ir aumentando con el paso de la misma.

Abrir chat
Para más información